Ananda Dansa.:Sala de Prensa
EL ADELANTADO DE SEGOVIA: A través de unas bellísimas coreografías se ponen en evidencia unas emociones que ruborizan a unos y a otros provocan incredulidad... excelentemente iluminada, llena de claroscuros no sólo en la escena sino en la propia textura de la coreografía. ABC: Un espectáculo cuidado hasta el detalle, muy trabajado y con unos bailarines que exhiben una muy buena técnica... El aparato sentimental del recuerdo de una época da paso a los sentimientos en estado más puro. Hermoso espectáculo. EL NORTE DE CASTILLA: ...del amor y el deseo a la mediocridad de lo cotidiano y la incomprensión. Coreografías muy intensas y dramáticas... Una de las propuestas más sutiles de esta obra es la construcción, durante el propio montaje, de un fondo escenográfico que aunque invisible la mayor parte del tiempo, forma parte del espectáculo como un rumor: paralelamente a la construcción de la imagen ideal del amor asistimos a la destrucción que sufre en la realidad ese amor. Y el contraste es brutal. CARTELERA LEVANTE: Una rememoración de la posguerra y, en concreto, de la educación sentimental de la mujer (aunque, por carambola, la del hombre) rodeada de ofrendas de flores (magnífica idea escenográfica de Édison Valls), y cuya mayor referencia es la voz de Elena Francis... se ha logrado un realismo abstraído por un delicioso baile, aparentemente sencillo, pero repleto de micro detalles. Muy limpio... Y más aun, tratándose de una memoria bailada brilla la teatralidad, llegando a contar con algunos apuntes de musical de los años cincuenta. Pero nada sería posible sin los dos intérpretes al dente: la franqueza bailada por Susana Rodrigo y un bien entonado (movimiento e interpretación) Toni Aparisi. En suma una coreografía que se nota hecha con amor y tacto. Sensibilidad a flor de baile. NEL DIAGO, CARTELERA TURIA: Ananda Dansa sigue en su línea de teatro del baile. Lo suyo es bailar, claro, pero entendiendo la danza no como movimiento puro, trazo, abstracción, sino como un medio, artístico, para expresar un mundo, unas ideas, unas emociones. Un arte para pensar la vida y comunicarla. ...apoyándose básicamente en la composición coreográfica, que Rosángeles Valls ha dirigido con todo el saber y buen criterio de sus muchos años de oficio, y que Susana Rodrigo (una sensacional bailarina-actriz: rara especie) y Toni Aparisi (cada día más sólido, más firme) interpretan con mucha calidad y mucha calidez. Si a ello añadimos las prestaciones del equipo habitual de la compañía (Édison Valls –magnífica la idea del tapiz de flores- en la escenografía; Josep Solbes en la iluminación; Francis Montesinos en el vestuario; Pep Llopis en la música; etc.), es obvio que el resultado no puede ser otro que el que es: un trabajo muy serio, riguroso, estéticamente feliz. O sea, un espectáculo emocionante y emotivo. ENRIQUE HERRERAS, LEVANTE:...asistimos a una propuesta coreográfica muy compleja, embastada con mucho rigor y sensibilidad. Elegancia, minuciosidad de detalles, limpieza absoluta en los movimientos, ingeniosas soluciones... Es decir, la abstracción se convierte en realismo mágico. Para ello es fundamental, aparte de la experimentada mano coreográfica, el contar con una pareja de bailarines (Susana Rodrigo y Toni Aparisi) que no sólo tienen química entre sí, sino que además deambulan con notable soltura por la interpretación y por el baile. Tanto monta, monta tanto. Están, a la vez, bien arropados por una gran iluminación (J. Solbes), por una música de época bien sintetizada (Pep Llopis), y por un planteamiento escenográfico (Édison Valls) muy especial, un tapiz de flores (de la pareja ideal) que se va tejiendo al mismo ritmo que la pareja real se va destejiendo. Apuesto espectáculo. NADIA JIMÉNEZ, CANARIAS 7: Toda una vida refleja a través de la interpretación coreográfica, y desde la ternura, toda una época,... es la danza la que baila una historia, la que cuenta una vida... Una magnífica foto de familia en danza para todos los públicos, que los bailarines actores de Ananda Dansa dibujan con calidad y sentimiento. ROGER SALAS, EL PAÍS: Los hermanos Rosángeles y édison Valls siempre se proponen trabajos muy terminados y pensados, con un representativo y singular aparato escénico. (...). Si se exceptúa la escenografía y su maquinaria, hay en Toda una vida una economía de medios humanos y escénicos que endurece el resultado, lo sintetiza positivamente y pone al espectador frente a un drama que persiste (...). Este buen hacer teatral se completa con un delicado vestuario de Francis Montesinos y una música siempre eficaz y atinada del experto Pep Llopis.
CRÍTICAS TODA UNA VIDA
Multimedia En Gira Repertorio La compañía Sala de Prensa Home Contáctanos